¡Hola familias! Ahora que ya han empezado las vacaciones, vamos a aprovechar para dejaros por aquí algunas actividades que podéis hacer con vuestros peques:

  • Juego simbólico: disfrazarse y jugar a los médicos, al supermercado o cualquier otra situación. Con este tipo de juego aprenden a desenvolverse en situaciones cotidianas para su futuro.
  • Improvisación teatral: disfrazarse e improvisar alguna situación, cantar una canción…
  • El escondite: estimular las capacidades de rastreo. Se puede hacer con personas, pero también con objetos que podamos esconder en casa y donde nuestro peque pueda llegar fácilmente y se pueden ir dando pistas que favorezcan el desarrollo de otro tipo de procesos cognitivos, como la comprensión o las inferencias (caliente-frío, está al lado de donde duermes….).

  • Saltar a la comba: mediante ello podemos trabajar la motricidad además del conteo y la atención.
  • Juegos de memoria: se puede hacer de muchas maneras, desde hacer un memory con una baraja de cartas hasta escondiendo cosas por casa y recordando su ubicación.
  • Aprender algún baile o coreografía: además de estimular el aprendizaje, también ayuda a mejorar la coordinación y motricidad.
  • Hacer puzles: los puzles con una tarea perfecta para trabajar las capacidades atencionales y visoespaciales.

  • Leer cuentos y teatralizarlos, además de resultar una actividad muy lúdica para nuestros peques, también sirve para trabajar varias funciones cognitivas como la expresión oral y la prosodia, la empatía, la memoria…
  • Hacer alguna receta de cocina juntos, mejor si es algo que os guste a todos comer. Mediante esto se puede trabajar muy bien la comprensión de nuestros peques, además de la organización.
  • La búsqueda del tesoro en casa: se pueden hacer pequeñas pruebas (hacer puzzles, buscar diferencias…), y dar pistas simples de donde se encuentra la siguiente clave (está en el mismo sitio donde guardamos la ropa), para resolver el enigma que les llevara hasta su premio final. Además de trabajar diferentes aspectos cognitivos, con este tipo de juegos también se fomenta el aprendizaje de esfuerzo = recompensa.
  • Juegos de construcciones: cualquier juego que conlleve apilar bloques o construir fijándonos en algún patrón (como los lego) puede resultar útil para trabajar las funciones visoespaciales, la orientación espacial y la motricidad fina.
  • El tres en raya: aparte del juego clásico, si estáis en grupo también puede hacerse con personas. Para favorecer la atención.
  • Twister en la playa: haciendo diferentes figuras en la arena y guiando a los participantes donde poner las diferentes extremidades de su cuerpo, ideal para trabajar la motricidad y la lateralidad.

Aparte de esto, cualquier juego clásico, como la rayuela o la gallinita ciega, así como juegos de mesa en grupo pueden ser de gran utilidad no solo para pasar un buen rato en familia, sino también para favorecer cualquier tipo de aprendizaje y el desarrollo cognitivo en general.

 

¡El equipo de Gapsiat os desea que paséis un feliz verano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar