Autoría: Debbie Cate, Penny Dell, Ruth Littlefield, Benjamin Riepe y Kathy Whaley

Editorial: Plena inclusión España

Colaboran: Traducción y adaptación de: Paola de la Mano, Plena inclusión Castilla La Mancha, y Plena inclusión España.

Tema: Atención temprana

https://www.plenainclusion.org/wp-content/uploads/2021/03/reafirmando_las_practicas_clave_de_la_atencion_temprana_durante_una_pandemia.pdf

 

Introducción
Los desafíos de proporcionar servicios de Atención Temprana (AT) durante la pandemia COVID-19, nos han empujado a todos a trabajar de nuevas maneras para garantizar mejores resultados para los niños. Estos nuevos desafíos refuerzan lo que ya sabemos sobre los principios y las prácticas basadas en la evidencia que son fundamentales para el campo de la atención temprana.
La pandemia ha tenido un impacto significativo en todos los aspectos de nuestra sociedad. Los maestros y otros profesionales están realizando la prestación de recursos y la enseñanza a distancia para proporcionar servicios, cumplir con los objetivos para los estudiantes, evaluar a los niños y comunicarse eficazmente con las familias y otros miembros del equipo. Los niños pequeños han tenido que aprender en casa, lejos de sus compañeros. Los miembros de la familia están asumiendo roles simultáneos de padres y maestros, e incluso muchos están trabajando desde casa.
ECTA Center organizó varios grupos de discusión entre la primavera-verano de 2020 con maestros, profesionales de atención temprana, personal de la Administración y familias de EEUU. Al escuchar sus historias, se hizo evidente que no se trataba de nuevas prácticas. Más bien, se trata de ampliar estrategias para enfatizar muchas prácticas que ya habían demostrado ser eficaces.

Estas prácticas clave se presentan aquí en cuatro áreas amplias:
1. Acompañar a las familias.
2. Prestación de servicios centrados en la familia.
3. Colaboración y trabajo en equipo eficaces.
4. Maximizar el uso de la tecnología.
Cada área también incluye un conjunto de preguntas para la discusión en grupo o la autorreflexión.

 

Área 1. Acompañar a las familias
Las relaciones son primordiales:

  • Escuchar a las familias y compartir los sueños que tienen para sus hijos.
  • Visitar las rutinas y actividades de la familia en el hogar para obtener información sobre lo que es más importante para la familia en términos del desarrollo y habilidades del niño (Turnbull et al., 2007).
  • Proporcionar atención y apoyo.
  • Construir relaciones a través del uso creativo de la tecnología.

Las interacciones intencionales continuas, son posibles e impactantes:

  • La construcción de la comunicación conduce a mejores interacciones.
  • Fomentar un espíritu de relación al comunicarse de manera habitual con las familias (Summers et al., 2007).
  • Guía las conversaciones con atención y respeto, pide a la familia su opinión y comparte inquietudes y objetivos a alcanzar con todos los miembros del equipo.

Las familias son expertas en su hijo, los profesionales aportan su experiencia en el desarrollo infantil.

  • Acercarse a las familias como el primer maestro de su hijo, y un colaborador para la planificación e implementación de las estrategias.
  • Reconocer que las familias conocen mejor a su hijo y colaborar con ellos con optimismo como expertos de su hijo (McWilliam, 2010).
  • Los niños aprenden en entornos naturales a través de intervenciones basadas en la participación (Campbell & Sawyer, 2007).

Acompañar a toda la familia tiene beneficios:

  • Colaborar con todos los miembros de la familia porque ellos pueden aportar cantidad de entornos, información y apoyo.
  • Proporcionar apoyo y estrategias a todos los miembros de la familia aumenta el éxito de las intervenciones.
  • Cuando todos los miembros de la familia están trabajando en los mismos objetivos de la misma manera, se aumentan las oportunidades para que el niño domine las habilidades.

Los niños progresan cuando las familias incorporan estrategias en las rutinas diarias:

  • Planificar estrategias para actividades que puedan ser implementadas en el hogar. Esto cambia la funcionalidad de lo que los niños están aprendiendo a sus actividades y rutinas diarias.
  • Las estrategias de instrucción y las intervenciones integradas en las rutinas, fomenta la inclusión del niño en las actividades familiares y comunitarias y proporciona oportunidades reales para dominar una habilidad (Campbell & Sawyer, 2007; McWilliam, 2010).

 

Área 2. Prestación de servicios centrados en la familia.
Los resultados en la prestación de servicios de AT se basan en los principios básicos y en el uso de prácticas basadas en pruebas.

  • Aplicar los mismos principios de la Atención Temprana y las prácticas recomendadas.
  • Mantener el requisito de intervenir en los entornos menos restrictivos e incluir a los niños en su familia y la comunidad.

Las familias se benefician de prácticas centradas en la familia.

  • Incorporar actividades para abordar las necesidades funcionales que la familia ha identificado como prioridades en las rutinas familiares (McWilliam, 2010).

Se pueden realizar coordinación y colaboración con otros recursos como el educativo u apoyos sociales, para prestar servicios de AT utilizando la tecnología.

  • Crear nuevas oportunidades para que los niños se conecten con sus compañeros.

El “entrenamiento” o coaching puede ocurrir en muchos niveles.

  • Maestros, profesionales de AT Y familias, todos se benefician del entrenamiento.
  • Considere la posibilidad de reducir la prestación directa del servicio al niño y aumentar el uso de estrategias de entrenamiento o coaching

Al proporcionar servicios en el hogar de forma remota, las familias pueden desarrollar confianza y habilidades para reforzar las oportunidades clave de aprendizaje para el niño a lo largo de las rutinas diarias.

  • Proporcionar atención temprana en el hogar sigue siendo óptimo, especialmente para niños menores de 3 años.

 

Área 3. Colaboración y trabajo en equipo eficaces
Programe tiempo de planificación regular entre los miembros del equipo.

  • Incluir a todos los miembros del equipo: profesionales de atención temprana, maestros y miembros de la familia.
  • Si no es posible reunirse en persona, busque una manera de reunirse de forma remota.

Incrementar la comunicación entre los miembros del equipo se traduce en un trabajo más eficiente, promueve la participación, lo que resulta en una comprensión más profunda de las perspectivas/experiencia de los demás.

  • Utilice el tiempo con eficacia. Por ejemplo, en lugar de tres reuniones de quince minutos en diferentes lugares que requieren viajes, se puede celebrar una sola reunión en línea en una hora.
  • Promover la participación activa de los cuidadores en las visitas domiciliarias, visitando a los cuidadores, no sólo al niño (Campbell & Sawyer, 2007; McWilliam 2010).
  • Aumentar las oportunidades de formación de equipos y coaching para asegurar que las prácticas profesionales se arraiguen en prácticas basadas en evidencia.

 

Área 4. Maximizar el uso de la tecnología
Utilice una gama de opciones tecnológicas para comunicarse eficazmente.

  • Emplear todo, desde llamadas telefónicas, correo electrónico hasta plataformas de videoconferencia (Hurwitz et al., 2015; Galinsky et al., 2017).
  • Contactar con frecuencia con las familias. Utilice una variedad de métodos sincrónicos y asincrónicos y establezca cuáles funcionan mejor para la familia.
  • Garantizar que se respete la privacidad familiar y que toda la tecnología utilizada cumpla con los requisitos legales.

La tecnología promueve la comunicación y la colaboración de nuevas maneras.

  • La tecnología puede permitir nuevos métodos y oportunidades para desarrollar un contacto regular y cercano con las familias.
  • La tecnología puede ayudar a promover la práctica de integrar los objetivos de los niños en las rutinas familiares, y también puede fomentar la colaboración recíproca y el entrenamiento.

La evaluación más eficaz, la observación y el seguimiento del progreso se pueden realizar de forma remota.

  • Aunque la intención no es reemplazar los servicios presenciales. La prestación de servicios a se pueden utilizar como complemento para satisfacer las necesidades de la familia y como una herramienta valiosa para ofrecer prácticas centradas en la familia (Baharav & Reiser, 2010; Behl et al., 2017).
  • El uso de videoconferencias para realizar visitas domiciliarias puede ahorrar costes a las familias y centros y servicios de atención temprana en el tiempo de viaje y los costes de kilometraje (Kelso et al., 2009).
  • Considerar nuevas formas de utilizar la tecnología para promover la evaluación eficaz, la observación y el seguimiento del progreso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar